dilluns, 24 de novembre de 2014

El Tai-Chí de Cheng Man Ching


Cheng Man Ching




El Dr. Cheng Man Ching fue uno de los primeros y más importantes difusores del Tai-Chi Chuan en el mundo occidental, siendo uno de los Grandes Maestros de mayor prestigio en Occidente. Dicen que su personalidad era “de fuego”, Al profesor Cheng Man Ching, le llamaban en China el maestro de las cinco excelencias; Tai-Chi Chuan, pintura, caligrafía, poesía y medicina. De ellas, su favorita era el Tai-Chi Chuan.
Nació en el año 1901 en el pueblo de Yungchia, Provincia de Chekiang, China. Su padre murió cuando era pequeño, y su madre viuda le enseñó la caligrafía y la poesía. Cheng poseía un temperamento aventurero e ingobernable en la niñez, y una actitud que ni siquiera la férrea disciplina de su madre, con frecuentes y cruentas palizas, logró doblegar. Tenía memoria fotográfica y ya había memorizado los clásicos confucianos cuando a los nueve años una pared se derrumbó fracturándole el cráneo. Durante dos días estuvo entre la vida y la muerte, hasta que un taoista errante le trató con hierbas traídas de las montañas, y aunque recuperó la conciencia, había perdido la memoria y se comportaba casi como un vegetal. Durante su infancia comienza ya a conocer las diferentes disciplinas de la tradición china.
A los 15 años estudia pintura, caligrafía y poesía en la ciudad de Hangchou. En 1919, con 18 años publica ya sus primeras poesías en Beijing (Pekín) y al año siguiente es admitido como profesor de poesía en la Universidad Yu-Wan de Beijing. En 1923 ingresa como maestro de pintura en la Escuela de las Bellas Artes de Shangai.
Mientras ejercía como profesor de pintura en la Escuela de Bellas Artes de Shangai contrajo la tuberculosis y por este motivo comenzó a practicar el Tai-Chi con el maestro Yang Cheng-Fu hasta su total curación. En 1926 comienza sus estudios de Medicina China y cuatro años más tarde fundó en Beijing el Colegio de Artes y Cultura.
Posiblemente, como consecuencia directa de sus estudios y práctica de medicina china, decide profundizar sus conocimientos de artes marciales, iniciando estudios avanzados de Tai Chi con el Gran Maestro Yang Cheng-Fu con quien son co-autores y publican el libro “Las Formas de Tai-Chi y sus aplicaciones” en 1935.
En los años venideros se dedicaría de lleno a las prácticas de medicina, siempre complementada con sus prácticas de Tai Chi y en 1938 desarrolla y presenta en Beijing su Forma Corta de Tai Chi de 37 posturas (san shi chi), conocida mundialmente como estilo Cheng Man Ching. A partir de ese momento, se dedicará a tiempo completo a la enseñanza del Tai Chi Chuan.
En 1941 contrae matrimonio con Ms. Yi-Tu, y tuvo tres hijas y dos hijos, su primera obra publicada: “Los trece capítulos de Tai-Chi Chuan del maestro Cheng”, escrita en 1946 será donde expone claramente las instrucciones orales recibidas del maestro Yang Cheng-Fu y también los conocimientos que el autor tenía sobre el movimiento y la Medicina Tradicional China. Para ello utiliza la física y crea un nuevo y revolucionario método de enseñanza.
En 1946 es elegido miembro de la Asamblea Nacional de la República Popular China y forma parte de la Comisión para la redacción de la Constitución, y formó parte del Senado como representante de la comunidad médica hasta su muerte. En 1949 se exilia en la isla de Formosa, hoy República China de Taiwán, y allí funda la escuela Shr-jung de Tai-Chi. En 1950 publica un importante tratado sobre el Tai-Chi, y en 1961 publica “Esencia de la Ginecología”. En 1964 emigra a New York y funda el Shr Jung Center for the Cultural Arts donde comienza a impartir sus clases en el mundo occidental, hasta que en 1974 vuelve a Taiwán, Falleció en Taipei, Taiwán a medianoche el 26 de Marzo de 1975 a los 74 años..

El Tai-Chi de Cheng Man Ching
“El primer principio del Tai-Chi Chuan es la relajación, sin la cual no hay Tai-Chi”, así comenzaba el profesor sus clases, (según Wolfe Lowenthal). La forma de manos vacías que Cheng Man Ching desarrolló a partir de la forma tradicional Yang (Lao Jia) de 108 movimientos de su maestro Yang Cheng-Fu , es una forma simplificada reducida a tan solo 37 movimientos (san shi chi), para facilitar un aprendizaje más rápido de la secuencia completa, y adaptarla al mundo occidental. Esta forma reúne todos los movimientos del Tai-Chi Chuan, sin excesivas repeticiones ni redundancias.
Debido a la gran cantidad de seguidores que tuvo, esta forma en la actualidad se conoce en todo el mundo. El Profesor Cheng Man Ching sostenía que el Tai-Chi Chuan que él practicaba y enseñaba era como un trípode basado en tres disciplinas: la forma de manos vacías, el empuje de manos y la espada, que, a su vez, incluye la forma de la espada y la esgrima (aplicaciones en pareja).
La forma se compone de los siguientes movimientos divididos en tres partes, según los tres principios básicos del I Ching, El Tao del cielo, esto significa las dos fuerzas, positiva y negativa, cuya acción y reacción gobierna todo. El Tao de la tierra, todas las cosas materiales están regidas por la suavidad y la dureza. Y el Tao del hombre, los principios de benevolencia y rectitud rigen la conducta de los seres humanos. A su vez cada movimiento posee varias aplicaciones.
“Yo, Cheng Man Ching, opino que el Tao del cielo, el de la tierra y el del hombre son tres tesoros. Puesto que somos hombres, no seremos nada si sólo aprendemos el Tao del cielo y de la tierra. Comprender y conducirse de acuerdo con el Tao del hombre nos capacitará para hacer una gran contribución a nosotros mismos y a la humanidad”.

Esta forma debe practicarse dos veces al día, su desarrollo dura entre 5 y 10 minutos según la velocidad que usemos, también influye el nivel de aprendizaje en el que nos encontramos. El maestro Chen Man Ching recomendaba un tiempo de 7 minutos. Cada uno de los movimientos posee varias aplicaciones en las tres partes del Tai-Chi Chuan, es decir en la meditación, en la medicina y en el arte marcial.
Puedes saber más de este maestro viendo el documental "The Professor: Tai Chi's Journey West". Más información: http://www.tai-chifilm.com/ 

1 comentari:

Ismael Fiol Gomila ha dit...

Me ha gustado, sobre todo, el vídeo en el que se ve como hace el empuje de manos.Es como si su fuerza estuviera en la suavidad con que lo practica.
Animo y a seguir publicando cosas sobre el tai chi